Conectate con nosotros

Medios Coranto

El plan Grabois

Editorial

El plan Grabois

Editorial de Ruben Martinez.

La argentina es el país de los colmos. Es mas: es el colmo de los colmos y no deja de ratificarlo.
La tremenda pandemia que azota al planeta ha puesto al descubierto con mayor crudeza uno de los dramas mas terribles que el país no solo soporta sino que incrementa aceleradamente en las últimas décadas y del que ni siquiera sentimos vergüencita.
Se trata de los asentamientos de los grandes centros urbanos del país con epicentro en el área metropolitana de la Capital Federal y dentro de la propia ciudad de Buenos Aires. Mas de cinco millones de seres humanos ya se hacinan en esos sitios en la mayoría de los casos en condiciones incompatibles con la vida misma de cualquier ser animal condenando a las actuales generaciones al horror de una condena a perpetuidad y a las futuras a una vida desgraciada a la que solo algunos pocos podrán escapar por alguna suerte del destino.
La crisis infecciosa ha venido a poner en la superficie la insostenibilidad de mantener esa situación y mucho menos permitir que se sigan ampliando, cosa que ningún gobierno desde ha-ce por lo menos cuarenta años ha hecho ni en la provincia de Buenos Aires ni en la actual CABA.
Tampoco por cierto en Rosario, Santa Fé, Córdoba, Mendoza y una decena de ciudades mas del país.
Con “inusitada” sorpresa, las autoridades admiten ahora que en la mayoría de esos mal llamados barrios (la dignidad se ejercita haciendo algo por ellos y no llamándolos de un modo mas simpático) ni siquiera puede llevarse a cabo la mas elemental estrategia de prevención del Covid como es la antigua receta de la cuarentena.
Hoy, bien entrado el siglo XXI no podemos hacer que millones y millones de argentinos ni siquiera puedan poner en práctica el mas antiguo sistema de profilaxis de una epidemia que es aislarse!!!!!-
¿Es posible pedir que tomemos conciencia de esta rotunda forma de mostrar el retroceso lo-grado de la mano de innumerable cantidad de gobiernos nacionales y provinciales de los mas variados signos y orígenes?.
Tarea compleja por cierto.
Y al preguntarnos si al menos existe algún proyecto o programa mas o menos viable para ir solucionando esta otra pandemia no podemos menos que aceptar con vergüenza que solo hay chamuyo. Verso. De los de ahora y los de antes.
Y los de mas atrás y de los que pretenden llegar.
Aunque aquí aparece la argentina de los colmos. Aparece un dirigente de los llamados de “organizaciones sociales” a los que otros identifican como “los zurdos” y otros mas discriminatorios aún como “los planeros” y a poco de prestarle atención sorprende con su mensaje.
“Este grave problema nacional no se resuelve con asistencialismo por mas recursos que se vuelquen en ello” afirma. “No hay programa ni planes del estado que revierta esto” dice sin ponerse colorado (y hasta luciendo una convicción que lo distingue) el joven dirigente Juan Grabois, un joven treintañero descendiente de una familia acomodada, de un paquete barrio porteño, de padres profesionales y que se sabe de buena llegada al Papa Francisco que hace años viene trabajando en las villas y que hoy es considerado como el dirigente de mayor capacidad de movilización y hasta se afirma que es el de mayor cantidad de planes sociales del gobierno nacional.
Grabois se entusiasma y habla de su proyecto al que ha denomino “Programa San Martín”. “A la gente hay que darle un terreno con servicios para que construya su propia casa y empiece a trabajar en cuestiones productivas. No es cierto que haya escasez de oferta laboral. Hay sobreoferta de demanda” describe.
Y sigue explicando: “Hay en el país miles y miles de hectáreas de tierras fiscales. En Cañuelas, en Maipú, en Ayacucho, en Córdoba, Santa Fé, en la Patagonia y muchos otros lugares. Sabe cuánto vale una hectárea?” se pregunta y sin esperar respuesta continúa: “De cada hectárea salen tantos terrenos de 12 por 20 y dividido el precio de la hectárea cada uno podría ir pagando su terreno al que naturalmente el estado lo debe dotar de servicios como corresponde”. Ante la pregunta puntual: “Y la gente se quiere ir de la villa”?. “Diganme donde están los terrenos que vienen todos” afirma convencido. Agrega el joven dirigente “piquetero” que “todos deberán pagar su lote con cuotas de dos mil pesos e ir dejando de recibir mas subsidios de otro tipo. “Esto no es solo para los mas desposeídos. En la Argentina con cincuenta por ciento de desocupación, el joven que se recibe de médico no puede pagar 18.000 pesos de alquiler y otros gastos mensuales. El también es pobre en esta Argentina”.
No rescatar esta propuesta porque la hace un dirigente encasillado en políticas asistenciales y de pobre imagen en gran parte de la sociedad, solo puede ser atribuible a estos preconceptos bien argentos que nos conducen a traducir todos nuestros problemas en discusiones futboleras.
Todo es River – Boca o Ñuls – Rosario. O el que se le ocurra.
Se llama Juan Grabois. Es del sector piquetero/planero. De los que hemos señalado mas de una vez ácidamente por cortar una avenida o por esos piquetes. Ahora sorprende con un programa para atender el mayor problema social de la argentina.
Ah….. y remata de esta forma: “Este es un programa. Que no tiene porque ser lo mejor. Si hay otra forma que la presenten y la discutimos”
La Argentina es el colmo. Hasta en política.
Y de ese colmo, tal vez una vez aparezca una solución.

(Editorial publicada en la edición de TIEMPO de Ranchos del viernes 5 de Junio de 2020)

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Mostrar más
Publicidad

Más de Editorial

Subir