Conectate con nosotros

Medios Coranto

1960 – 2020: A 60 años del primer auto eléctrico argentino.

General

1960 – 2020: A 60 años del primer auto eléctrico argentino.

El Isabelita (nombre en homenaje a la pequeña hija de Werner), era un vehículo utilitario de 3 ruedas, tipo microcupé, en cuya construcción no se utilizaron partes de otro automóvil, todo fue diseñado y construido en el país. Werner Dura S.C.A.

Corría el año 1960 y Don Werner Dura había creado el modelo de auto eléctrico Isabelita, con la idea de fabricarlo en serie, quedó en el proyecto pero mucho tiempo se vio a Dura transitar con su auto en el pueblo de La Falda, Córdoba.

Dura entendió ciertas ventajas de los coches eléctricos: consumo reducido, fácil manutención y conducción, falta de problemas mecánicos, la carencia gases tóxicos y funcionamiento silencioso.

El objetivo de Dura S.C.A. era fabricar en el primer año unas 100 unidades, para posteriormente agrandar la producción a 500 unidades anuales. La carrocería del Isabelita era de chapa del tipo monocasco, montada sobre un chasis a torsión, el impulsor era un motor eléctrico de 50 Volts, montado en la parte trasera, que se cargaba conectándolo a la red eléctrica y parte de su consumo se generaba una vez en marcha, contaba con 5 velocidades automáticas y reversa. Este motor le daba una autonomía de aproximadamente 200 Km.

El Isabelita (nombre en homenaje a la pequeña hija de Werner), era un vehículo utilitario de 3 ruedas, tipo microcupé, en cuya construcción no se utilizaron partes de otro automóvil, todo fue diseñado y construido en el país.

El Dura estaba provisto de pava eléctrica y radio, nada se sabe si daba con la temperatura apropiada el agua para cebar mate.

Los frenos de pie eran accionados por imanes eléctricos, mientras que el de mano era del tipo mecánico.
Alcanzaba la velocidad máxima de 60 Km/h, manteniendo una velocidad crucero del orden de 50 Km/h, tenía una capacidad para 4 pasajeros (aproximadamente 250 Kg).

El Dura Isabelita no superó la etapa de prototipo.

Werner Dura era un apasionado de los trenes eléctricos, llegando a montar un gran museo de los mismos llamado Trenshow, en La Falda administrado por su hija Isabel y donde se encontraría un Isabelita sobreviviente.

Isabel Dura, Nota sobre Ferromodelismo.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Mostrar más
Publicidad
Dejanos tu comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más de General

Subir
Coranto Radio